dimarts, 8 de febrer de 2011

L'escola

Comença el patiment...


D'aquí uns dies comença el periode de preinscripció per l'escola i el nostre fill Roure, que dilluns farà 3 anys, ja entrarà a P3.


Per qualevol pare és difícil prendre la decissió de a quina escola vols portar el teu fill, ja que passarà molt anys allà dintre i moltes hores al dia.


Per nosaltres és molt important que l'escola sigui un lloc bo pel nen, en el sentit que se senti estimat, que se senti agust, que volgui anar-hi i sobre tot que aprengui. Per això, després de donar-li moltes i moltes voltes, ens hem decidit per una escola pública i bastant innovadora a nivell de metodologia d'aprenentatge.


El que s'obligui als nens de 3 i 4 anys a estar asseguts a una taula durant 5 hores al dia ho trobem una bestiessa, i no gaire respectuòs amb les necessitats reals dels nens. No volem una escola que digui al nostre fill quan ha de pijar, beure aigua, jugar, aprendre, etc. Volem una escola que ensenyi al nostre fill a ser responsable amb les seves decissions, que el motivi per aprendre, que el deixi experimentar i jugar a aprendre. Una escola on el nen se senti segur com a casa, estimat, valorat i sobre tot respectat. I una escola on els pares puguin participar de la seva vida, que puguin proposar i siguin escoltats.


En definitiva, una escola per crèixer plegats i ser partíceps del procés educatiu dels nostres fills.




Després de donar-li moltes voltes, hem trobat una escola així. Ara només queda entrar-hi...


http://www.youtube.com/watch?v=R9416mS4PhU


dissabte, 22 de gener de 2011

Tornem a començar


Tornem a començar...
Re-comencem...
O pot ser no?

Diuen que el segon embaràs no és com el primer, i estic d'acord. Bàsicament perquè l'experiència és un altre; no és pot repetir una experiència dues vegades perquè aquesta sempre serà diferent de la primera, i per moltes vegades que la intentis repetir, el resultat sempre serà diferent.

Ara que estic a punt de complir 30 setmanes del meu segon embaràs, penso que la filla que tindrem serà un altre persona diferent del Roure, i creixeran diferents i tot serà diferent, perquè, simplement, són dues persones diferents. Intentar que "surtin" iguals és com voler que un roser doni margarides... no es pot.

dijous, 5 d’agost de 2010

Mirada enrere


Ha passat massa temps des de la última vegada que vaig escriure, ho sé. I per això demano disculpes a la gent que em seguia.

La vida ha canviat, a millor. Sóc mare, fa dos anys i mig, i des de llavors que la meva vida és més plena. Estic contenta, estic feliç; veig el meu fill, com creix, com aprèn i penso: " no ho hem fet tant malament..." el veig espavilat, llest, molt afectuós, educat... veig que tot i les rebequeries que a vegades agafa, com tots els nens de la seva edat, hem sapigut portar el tema bé, hem aconseguit escoltar el nostre fill i fer-nos escoltar, i hem aconseguit que sigui fàcil conviure amb ell.

Ara miro enrere i veig totes les estones que l'he tingut enganxat al pit, totes les estones que l'he portat a la motxilla a la meva esquena, totes les nits que ha passat amb nosaltres al llit, i penso: ho hem fet bé. Perquè tot això ha fet que el nen estigui tranquil, ell sap que estem aquí per si ens necessita, i ell mateix va demanant espai i va adquirint cada dia més autonomia.

Estic contenta i orgullosa com mare. Espero poder seguir per aquest camí amb el segon fill que tindrem.

dimarts, 7 d’abril de 2009

En la mochila

Lo mejor de llevar a mi hijo colgado a la espalda es la comodidad. Puedo ir más deprisa o más despacio según me plazca; cuando quiere caminar, no me tengo que preocupar por llevarle de una mano y aguantar el carro al mismo tiempo; puedo ir a comprar, subir y bajar al metro sin molestarme en mirar si hay ascensor...
Cuando se queda dormido no me tengo que preocupar de donde dejarlo, lo llevo encima! ni tengo que estar pendiente por si se despierta... me entero inmediatamente cuando lo hace.
Me encanta colgarme a Roure de la espalda, sentir sus manitas jugueteando con mi pelo, sus pies patalenado el aire, su cabecita apoyada en mi espalda cuando se duerme...
Es una experiencia que no cambiaría ni por el mejor carro del mundo...

"Me encanta cuando mi madre me lleva en su espalda. La sensación de sentir su cuerpo, poder oler su pelo, notar cuando corre o se le acelera el corazón, oir su voz, sentir sus pasos... balancearme con ellos hasta quedarme dormido apoyando mi cabeza en su espalda.
Siempre estar cerca de ella, sientiendo que nada malo me puede pasar al estar a su lado, notándola pegada a mí, como cuando estaba en su interior. Unidos para siempre.
Me da mucha pena cuando me deja porque tiene cosas que hacer, pero sé, he aprendido, que siempre vuelve, y siempre me coge en sus brazos y cuando salimos a pasear me cuelga a su espalda y entonces soy el niño más feliz del mundo, porque tengo cuanto necesito: el contacto de la piel de mi madre, la leche que me da y el cariño y el amor que me demuestra día a día"

divendres, 13 de febrer de 2009

La actriz Salma Hayek amamanta a un niño en Sierra Leona

Hoy en el periodico.cat ha salido una noticia que realmente me ha emocionado y ha hecho que se me saltaran las lagrimas...

"La actriz mexicana Salma Hayek, durante un viaje a Sierra Leona, hizo gala de su faceta solidaria y su defensa de la lactancia materna, y dio de mamar a un niño, cuya madre no tenía leche que darle. El vídeo arrasa en internet y ha generado también un encendido debate a favor y en contra de su acción.

Hayek, gran amiga de la actriz española Penélope Cruz, visitó el país durante una campaña de Unicef para la erradicación de tétanos. La mexicana se conmovió al conocer la historia de esta mujer.

"Deberías haber visto sus ojos"

Así lo ha contado en una entrevista en el programa Today Show in America: "Se trata de que las mujeres tenemos que ayudarnos, y hay gente que precisa mucha más ayuda de la que te puedas imaginar. Hay que ayudar a los niños como podamos".

"El bebé estaba perfectamente saludable, pero la mamá no tenía leche. Estaba muy hambriento. Yo había dejado de amamantar a Valentina, pero aún tenía mucha leche, así que alimenté al bebé. Deberías haber visto sus ojos. Cuando sintió el alimento dejó de llorar de inmediato", ha explicado."

Me encanta que esta mujer haya "pasado" de todos los prejuicios sociales que hay en contra de la lactancia para hacer todo lo que estaba en su mano por ayudar a este pequeño...
Si quereis ver el video, podeis copiar este enlace (aún no sé como subir videos...)

http://www.youtube.com/watch?v=1Ba-xwnmUuY

Gracias Salama, por tu apoyo público a la lactancia materna.

divendres, 9 de gener de 2009

El concepto de Continuum (part 1)

... en el momento en que el nacimiento ha finalizado y la madre y el bebé se encuentran por primer vez como individuos separados, es cuando el trascendental acontecimiento de la IMPRIMACIÓN debe tener lugar...
Este impulso fundamental está tan arraigado en la madre humana que tienen prioridad sobre cualquier otro deseo que ella pueda tener; por más cansada, hambrienta, sedienta que esté, ella desea ante todo alimentar y tranquilizar a ese absoluto desconocido cuyo aspecto no es demasiado bonito. Si no fuera así, no habríamos sobrevivido todos estos cientos de miles de generaciones...

Pero, ¿qué ocurre si la imprimación no puede tener lugar, si el bebé es retirado cuando la madre siente el deseo de acariciarlo, de ponerlo junto a su pecho, en sus brazos o en su corazón, o si está demasiado drogada como para experimentar plenamente el vínculo afectivo que se forma en ese momento? parece ser que produce un estado de profunda tristeza... en los siglos formativos de los partos humanos, cuando no había ningún objeto que despertara la ternura de la madre, era porque el bebé había nacido muerto. La respuesta psicobiológica era la de llorar la muerte de un ser querido. Cuando el momento se pierde, el estímulo no recibe ninguna respuesta y las fuerzas del CONTINUUM suponen que no hay ningún bebé y que el impulso de la imprimación debe anularse...

Así, cuando en un hospital moderno se hacer nacer a un bebé horas o incluso minutos después de que la madre haya entrado en un estado fisiológico de llorar la muerte de un ser querido, el resultado suele ser que ella se siente culpable de no haber tenido "instintos maternales"; además sufre la clásica tragedia del mundo civilizado llamada una "normal" DEPRESIÓN POSTPARTO... precisamente cuando la naturaleza la había preparado exquisitamente para uno de los acontecimientos emocionales más profundos e influyentes de su vida.


En esta etapa, una loba fiel al continuum de los lobos habría sido una madre más idónea para un bebé humano que la madre que yace en la cama a un palmo de distáncia de él. En una unidad de neonatologia de las maternidades de la civilización occidental hay muy pocas posibilidades de recibir el consuleo de una mamá loba. El recien nacido cuya piel está pidiendo a gritos volver a sentir aquella carne suave, cálida i viva con la que estaba en contacto, es envuelto en una tela seca e inerte. Es colocado en una caja y dejado ahí, por más que llore, en un limbo donde no hay el menor movimiento (por primera vez en toda la experiéncia de su cuerpo, en los siglos de evolución o en la eternidad vivida en el útero). El bebé no cesa de llorar; sus pulmones, que no estan acostumbrados al aire, se sobresfuerzan con la desesperación que hay en su corazón. No acude nadie. Confiado en la perfección de la vida, como debe hacer por naturaleza, efectua el único acto que puede: llorar. Hasta que después de haber pasado un tiempo que para él es una eternidad, se duerme agotado...


... el bebé, cuando es llevado al hogar de su madre ya conoce a fondo como es la bida. A un nivel preconsciente que determinará todas sus impresiones posteriores, al igual que las determina ahora, sabe que la vida es insoportablemente solitaria, que no respeta sus señales y que está llena de sufrimiento.
Pero aún no se ha rendido. Su fuerza vital intentará siempre recuperar el equilibrio mientras haya vida en él...


Estracto del libro: "El concepto de continuum. En busca del bienestar perdido". De Jean Liedloff.

dilluns, 10 de novembre de 2008

Agobios

La pressió social és molt forta, encara que sigui de manera inconscient. A vegades em passa que el que tinc al meu costat m'envolta tant i tant que acaba per asfixiar-me... i llavors m'entra un agobio que no puc amb ell, i m'emprenyo amb mi mateixa, i amb el mon...
És aleshores quan recordo perquè estic fent les coses com les estic fent, i em relaxo. És el moment en el que penso en el meu fill, en les seves necessitats, en l'home que algun dia es convertirà; i és en aquest moment quan penso que estic fent les coses com jo vull, i com crec que és millor per ell i l'agobio passa, i el que faci l'altre gent deixa d'importar-me i em sento segura de mi mateixa, i penso que sóc una bona mare i que estimo el meu fill per sobre de qualsevol cosa o opinió que tingui la gent; i d'aquesta manera tot torna a la normalitat.

Quan et converteixes en mare, mai més tornaràs a ser com abans, ni faràs les mateixes coses ni res serà igual, i crec que hem de ser conscients per poder portar una vida normal, sense agobios, ni sentiments de culpa o incapacitat per fer les coses per les que estem dissenyades.

Hem de saber que cada cosa te el seu temps, i que potser ara, amb un bebè de 9 mesos a casa, no és temps de sortir a sopar o de festa amb les amigues. És moment de tenir cura del nostre fill, de donar-li tot el amor que puguem, de tenir-lo en braços, d'acaronar-lo, de petonejar-lo, abraçar-lo, bressolar-lo, gaudir-lo al màxim i sobre tot, sobre tot, estimar-lo explícitament. Tot el que puguem i volem sense importar-nos el que diguin les males llengües.

D'aquesta manera sempre sabrà que l'estimem perquè així ho sentirà i ho viurà.